Nutrición y coaching

¿Qué tal estás?

Quiero explicarte algunos de los consejos que suelo Dar en la consulta acerca de como comer en vacaciones. Son solo algunas ideas que es importante que tengas en cuenta para que puedas llevar a cabo una alimentación lo más equilibrada posible durante estos días que puedas estar fuera.

No se trata de prohibir ni de sentirse culpable, sino de disfrutar con moderación. Recuerda que estás de vacaciones y que también debes satisfacer otros tipos de hambre. Anota estos consejos para estos días:

  • Procura no comer en restaurantes de comida rápida. Sus menús contienen productos con gran cantidad de calorías, mucha grasa saturada, harinas refinadas y azúcar.
  • Procura tener a mano frutos secos (crudos o tostados, evita los fritos), fruta fresca o desecada, galletas o crackers integrales o un bocadillo con ingredientes saludables.
  • Bebe agua con regularidad. Depende por dónde viajes, puedes rellenar una botella de plástico con el agua del hotel o apartamento en el que te alojes. Si viajas por Asia, Latinoamérica o África, compra siempre agua embotellada. Por otro lado, en el caso de hacer un viaje largo en avión, asegúrate de hidratarte bien antes de embarcar y evita consumir bebidas azucaradas y alcohol.
  • Evita el “alcohol”: deja su consumo para una de las comidas diarias, siempre de forma moderada, y escoge vino o cerveza preferiblemente, mejor que destilados mezclados con bebidas azucaradas.
  • Prioriza el consumo de verduras y frutas: pide primeros a base de ensaladas y verduras. Escoge guarniciones verdes en lugar de patatas fritas. Recuerda que la fruta también es un postre delicioso y NO engorda después de comer.
  • Da preferencia también a los cereales integrales por delante de refinados: pan integral, pasta integral, cereales naturales…
  • Si tienes opción, busca alojamiento con cocina: los apartoteles con cocina te permiten tener más control sobre lo que comes. Puedes prepararte tentempiés como sándwiches, mezclas de frutos secos, o alguna pieza de fruta para llevarte durante la jornada.
  • Date un capricho al día: no deberíamos ver las vacaciones como una luz verde para abandonar nuestros hábitos, pero puedes darte algún capricho si eres capaz de mantener el orden durante el resto del día. Desde un desayuno de cuchillo y tenedor (¿qué tal unos huevos con bacon?), a un postre cargado de chocolate para comer, o ese dulce tan típico de la zona. Disfrútalo, pero con conciencia, y sobre todo, sin juzgarte ni pensar en como harás para compensar eso.
  • El postre siempre es una parte importante de la comida cuando estamos de vacaciones y comemos en un restaurante. Procura pedir aquellos que no sean fritos y/o contengan tanta grasa o azúcar. Pregunta a algún miembro de tu familia si desea compartirlo contigo y pide dos cucharas. Tomate tu tiempo para saborearlo y disfrutarlo. Lo más recomendable seria comer una fruta como postre.
  • Recuerda el método del plato para asegurar que comes todos los grupos de alimentos que son necesarios en la comida y la cena y que no te excedes en las cantidades.
  • Haz tus trayectos caminando: siempre que te sea posible, busca el momento para caminar. Si estás de visita en una ciudad, planifica tus visitas por zonas y hazlas a pie. Si estás en un destino fijo, como una casa o apartamento vacacional, busca un momento del día para salir a caminar o a correr, según tus preferencias.

Pasa unos días de desconexión, recupera energía y cuídate sin renunciar al sabor, evitando los excesos, ¡verás qué bien te sientan estas vacaciones!

Imagen de นิธิ วีระสันติ en Pixabay

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me!